lunes, 13 de junio de 2011

Padre: ¡también hay sólo uno! (Familia.Info)



En varios países de Latinoamérica, se celebra el Día del Padre el tercer domingo de junio, una festividad que promueve la unión familiar y realza la labor de aquellos hombres que han conformado una familia con esfuerzo y valentía. Que sea esta fecha, la oportunidad para reflexionar a cerca de la importancia de la figura paterna en la formación de los hijos y su rol en el núcleo familiar.

¿Y qué hay del padre?

Durante años se ha dicho que madre no hay sino una, pero lo cierto es que padre también; su figura es insustituible. Tan simple es, que sin el aporte del padre es imposible la concepción humana. Siendo así, sería mejor conservar la idea que papá es papá y mamá es mamá, un hijo necesita tanto del uno como del otro, puesto que varón y mujer poseen una condición diferente, son complemento y comparten la misión de encauzar juntos una vida que ha sido fruto de su amor.

Desde ese momento, el padre nunca más dejará de serlo, es un lazo tan fuerte que lleva al hombre a desarrollar su instinto paterno (a diferencia de la mujer que es innato en ella) algo que su misma naturaleza desconoce, pero es tanta la grandeza de la paternidad, que puede incluso echar abajo sus propios paradigmas.

El padre no puede ser reemplazado ni siquiera por la madre, tanto así que por más grande y generoso que pueda ser el amor materno, nunca logrará llenar el vacío que deja el padre cuando se ausenta.

El aporte del padre

El experto en educación y asesoría familiar, Álvaro Sierra, explica qué hace el padre que no puede hacer la madre:

“Papá aporta en casa una visión masculina de la persona, de la familia y de la sociedad. Cuando los hijos se abren a la sociedad es importante que sepan enfrentar en la calle los valores muy ambiguos frente a lo masculino y lo femenino que allí se presentan. Una mujer es más mujer cuando ha visto a su papá en casa y un hombre tiene más claro lo que es ser hombre cuando ha crecido junto a su padre. La condición masculina es clave en lo psíquico de los hijos.

El papá es el sustento de la autoridad, no es el único que ejerce la autoridad, pero protege la autoridad de la madre. La autoridad promueve, la autoridad es servicio y eso es el ejemplo que debe recibir el niño. Por ningún motivo un padre debe negarle a su hijo un ejercicio adecuado de la autoridad, porque a partir de allí el niño entiende lo que es la norma y lo que es la vida.

Papá es la persona que estructura los tiempos familiares; pone el ritmo de la vida familiar y da las pautas de maduración de los hijos. Papá tiene la capacidad de hacer sentir a un hijo mayor y responsable, como por ejemplo cuando dice `te dejo encargado de esto...´.”

Quiere decir esto que la actuación del padre en la vida familiar, es esencial y determina en gran medida, muchos aspectos de la vida de los hijos. Por lo tanto, la paternidad no compite con la maternidad, sino que la complementa y es esta unión la más maravillosa creación del Padre. Por todo esto, los papás se merecen no uno, sino ¡muchos días especiales!


Fuente

Familia.info

2 comentarios:

  1. Gracias, muy pronto va a aparecer más acerca del Día del Padre

    ResponderEliminar